Cortos de Aldana Loiseau y otros de Anima Latina

 

Por Pablo Gamba 

Del 6 al 12 de mayo se presentó en Buenos Aires el festival de animación latinoamericana Anima Latina. Fue otro acto de resistencia en la oscura e incierta situación que atraviesa el cine en Argentina por las políticas del gobierno de Javier Milei, que suspendió las ayudas a los festivales de cine con el falso argumento de que se financiaban “con el hambre de miles de chicos”. Cerró además “temporalmente” el instituto de cine, el INCAA. 

En una profunda sintonía, ya no solo con lo que ocurre sino con la posibilidad de un cine y una Argentina diferentes, estuvo el homenaje que el festival le hizo a Aldana Loiseau y que incluyó una pequeña retrospectiva de su obra. La cineasta, hija de Carlos Loiseau “Caloi”, una de las figuras más importantes de la animación nacional, está radicada en Jujuy, en el norte de Argentina, donde desarrolla su trabajo de cine y activismo cultural en la localidad de Humahuaca. En toda la provincia hubo manifestaciones de protesta ferozmente reprimidas el año pasado, como consecuencia de una reforma constitucional que restringió las libertades civiles, y afectó la protección del medioambiente y los derechos de los pueblos originarios. 

El trabajo de Loiseau está ligado a la vida comunitaria por las proyecciones del Cine del Tantanakuy, en la casa de cultura del mismo nombre, y sus talleres de animación. La retrospectiva incluyó un documental que registra el proceso de uno de ellos, con la participación de escolares. Pero su obra está más profundamente enraizada por su trabajo con la técnica de animación con arcilla, en piezas sobre el vínculo de las comunidades de los pueblos originarios con la tierra. 

La retrospectiva dio cuenta del desarrollo de este trabajo en el episodio n.° 1 de la serie educativa Pacha, barro somos (2019) y en el corto Una pausa para la madre tierra (2022). En la primera de estas piezas, el trabajo con el barro natural le permite dar una imagen hermosamente fiel al ritual de darle de comer a la Pacha, la Tierra, a la que vemos “tragarse” las figuras de las ofrendas. 


También se pudo ver en la retrospectiva otra faceta del trabajo de Loiseau, por ejemplo en el videoclip de Sabana esperanzada (2016), escrita por Juan Matías Loiseau “Tute” y cantada por Charo Bogarín y Ricardo Mollo. Allí la técnica de la animación con arcilla muestra con más amplitud sus posibilidades de desarrollo de las texturas, el movimiento, la abstracción y las metamorfosis, manteniendo la profundidad del vínculo de la obra con la tierra. 

Con una materia similar, la arena, se hizo Pájaro (2023), de Carlos Montoya, el corto ganador de la competencia nacional de Anima Latina. Es otra pieza que llegó al festival del interior de Argentina, de la localidad de Aluminé, en la provincia pagatónica de Neuquén. Está inspirada, además, en un minicuento de Norah Scarpa Fílsinger, escritora de Tucumán, en el norte del país. 

La fuerza de pájaro está sobre todo en los “dibujos” creados con este material y animados en stop motion, y también en la música de Gonzalo del Castillo. Me recuerda la tradición modernista del cine argentino, en particular a Juan Carlos Paz en la banda sonora de La casa del ángel (1957) y otras películas de Leopoldo Torre Nilsson. No obstante, siento una debilidad en Pájaro, y está en la fábula, cuyo sentido implícito se percibe en la historia con demasiada nitidez para mi gusto. 


Por lo contrario destacaría, en cambio, otra película argentina de Anima Latina, La piedra mágica (2023), a cuya realizadora, Paula Herrera Vivas, entrevistamos en Los Experimentos. En esta pieza es el misterio lo que cobra relieve por lo que respecta al descubrimiento de la sexualidad, en detalles de un simbolismo difuso, vinculado con una cultura originaria ‒la del pueblo Mapuche‒, pero de alcance universal por la condición de niña-mujer de la protagonista. 

 Herrera trabajó con animación de recortes y un manejo de las siluetas que refiere lejanamente a Lotte Reiniger y, más cerca en el tiempo, a Michel Ocelot. Su trabajo con el color es clave para crear la atmósfera de misterio, así como el paisaje natural de la playa y la gruta en ella. Otro aspecto destacado de la película es que en las figuras se percibe la elaboración con material reciclado, por lo que hay un juego entre el tiempo mítico de la historia y la realidad contemporánea, entre el mundo indígena ancestral y el de la industria moderna. 

En la competencia latinoamericana ganó El ocaso de las criaturas (Colombia, 2023), de Jenny David Piedrahita. Es uno de muchos cortos claramente influenciados por el animé japonés que se vieron en la muestra. Se trata, además, de una pieza en la que el poder de la animación se aplica a la representación de un mundo postapocalíptico como los que se reiteran en la ficción contemporánea, aunque con referencias evidentes a la violencia en el país sudamericano.

El cuidadoso trabajo del sonido es otro aspecto que se destaca en este cortometraje, que fue parte de una sección en la que también competía otra película colombiana, La perra (2023), de Carla Melo Gampert, que fue comentada en otra nota de los Los Experimentos

Quisiera detenerme, finalmente, en el corto que ganó la competencia latinoamericana de escuelas de animación: Carcinização (Brasil, 2023), de Denis Souza. Si bien la pieza pudiera parecer el piloto de otra serie de tantas con personajes adolescentes, se aparta de lo televisivo por su trabajo con el espacio de la narración, su paleta de color y, sobre todo, la historia relacionada con la evolución natural de los cangrejos. La calificaría de anti coming-of-age, ese género que tanto se reitera en la ficción latinoamericana, por cómo trata la cuestión de las perspectivas de futuro. 


El director destacó la importancia de la participación de la Universidad Federal de Pelotas en el corto. Es una universidad pública, palabra que subrayó en el mensaje de agradecimiento del premio que grabó para el festival. En el contexto de Anima Latina, podría referirse también a la Argentina, donde el 23 de abril hubo multitudinarias manifestaciones en defensa de esta otra institución amenazada por las políticas económicas del gobierno “anarcocapitalista” de Milei. El gesto de resistencia de la cultura se expandió hacia este y otros frentes en el festival de este año.

Comentarios

Entradas populares de este blog

10 preguntas para el Colectivo Los Ingrávidos

Conversación con Andrés Di Tella

La película que es una y muchas, una y todas las veces